Nuestros fundadores hablan sobre el equipo que se quedó varado en Perú y que llegó a Canadá de manera segura, nuestros misioneros y el personal aún hacen un gran trabajo desde casa, y solicitan sus oraciones por nuestro equipo mientras continúan alcanzando a las personas vulnerables en América Latina en medio de la epidemia de COVID-19.